Todo sobre el cine

Películas

La Película es una secuencia de imágenes estáticas que, una vez que se proyectan en una pantalla de manera consecutiva en inmediata sucesión, inventan la ilusión óptica de imágenes en desplazamiento. El concepto comúnmente se utiliza como sinónimo de obra cinematográfica, o sea, una historia (ficticia o documental), registrada en un soporte (película flexible o contenedor digital) que se graba y lee por medio de un mecanismo constante o intermitente de sucesión de imágenes.

Una cinta se puede generar fotografiando escenas reales con una cámara de imágenes en desplazamiento, fotografiando dibujos o modelos en miniatura usando técnicas de animación clásico, mediante imágenes generada por PC o animación por PC, o por una mezcla de varias o cada una de estas técnicas y otros efectos visuales.

Las cintas se grababan originalmente en una cinta de plástico por medio de un proceso fotoquímico y después se mostraban por medio de un proyector de cintas en una pantalla enorme. Las cintas grabadas en forma fotoquímica comunmente incluían una banda sonora óptica análoga (una grabación gráfica de los vocablos habladas, canción y otros sonidos, que acompañan a las imágenes y que van durante una sección de la cinta reservada exclusivamente para eso, que no se proyecta).

Las imágenes particulares que conforman una cinta se llaman fotogramas.

El nombre «película» se origina en el hecho de que la cinta fotográfica (también llamada cinta de cine) fue históricamente el medio para filmar y enseñar imágenes en desplazamiento.

Series

Las series televisivas tienen la posibilidad de emitirse por temporadas o conjuntos de capítulos que tienen la posibilidad de exponer o no una temática propia y paralela al argumento general de la serie. Aunque el concepto se emplea popularmente para nombrar a la ficción seriada, otros géneros son propensos de ofrecerse en serie, como el documental.

La serie televisiva no debería ser confundida con la cinta o filme, aunque esta logre tener además segundas piezas (secuelas), analepsis (precuelas), refundiciones o reboots o conformar ciclos más o menos extensos alrededor de un personaje, las denominadas franquicias, series cinematográficas o sagas (por ejemplo, las formadas alrededor del personaje de James Bond o el de Indiana Jones, o las trilogías acogidas bajo el marbete de Guerra de las galaxias). Por otro lado, de un personaje secundario de una serie televisiva puede nacer otra en la cual este personaje sea el primordial (por ejemplo, de un personaje de la serie Cheers nació Frasier, y de otro de Breaking Bad surgió Better Call Saul). A la serie de esta forma que nació se le llama serie derivada o spin-off.

Para generar una serie el método común es generar una prueba de criterio llamada episodio piloto o inicial, que sirve para que los productores logren verificar si la fórmula adoptada es buena, tiene alta audiencia y buena crítica, y puede invertirse más dinero en que tenga continuidad, o arreglar los deficiencias menores que logren percibirse; de no pasar la prueba, suele permanecer como un telefilme suelto.

La iniciativa inicial para un episodio se denomina «trampolín», «palanca» o springboard. En la composición es fundamental además la «etiqueta» o tag, la escena o escenas finales que vienen tras el último intermedio comercial, que sirve para amarrar cabos sueltos, plantear intrigas posteriores y mantener la continuidad a extenso plazo del argumento, de manera incitan la fidelidad a la serie.

Otro fenómeno a considerar son los documentales sobre el rodaje, que conforman un género propio, designado a explotar el mercado que conforman los admiradores de la misma, puesto que cada serie produce además un fundamental merchandising.

Anime

El anime es un medio de enorme extensión en Japón, siendo simultáneamente un producto de entretenimiento comercial y cultural, lo cual ha ocasionado un fenómeno cultural en masas célebres y una forma de arte tecnológico. Es potencialmente dirigido a todos los públicos, a partir de chicos, jóvenes, adultos; hasta especializaciones de categorización en esencia captada de la que existe para el manga, con clases base diseñadas para especificaciones sociodemográficos como por ejemplo empleados, amas de casa, alumnos, etcétera.

El anime convencionalmente es dibujado a mano y al inicio los procesos hechos de manera digital eran bastante específicos (retoque y montaje). No obstante, actualmente las labores más frecuentes en la producción de una animación, como puede ser el coloreado o los efectos visuales (brillos, siluetas, luz ambiental, etcétera.), se realizan con aplicaciones digitales, que permiten un más grande control sobre el trabajo y ayudan a apresurar la tarea de los dibujantes a niveles insospechados en un proceso de animación clásico. Sus guiones integran parte importante de los géneros de ficción y son transmitidos por medio de medios audiovisuales (transmisión por televisión, repartición en formatos de vídeo de la casa y cintas con audio).​ La interacción del anime con el manga es estrecha, puesto que la mayoría de las historias de las series animadas anime provienen del manga.

El anime es un medio diverso con procedimientos de producción distintivos que se han adaptado en contestación a las tecnologías emergentes. Comparativamente con la animación occidental, la producción de anime principalmente se enfoca menos en el desplazamiento y más en los detalles de la configuración y la utilización de «efectos de cámara», como la panorámica, el zoom y las tomas en ángulo. A partir de la década de 1980, el medio además ha tenido triunfo universal con el auge de la programación subtitulada y doblada en el extranjero y su creciente repartición por medio de servicios de transmisión.